CÓMO ME SIENTO/CÓMO TE SIENTES

Amanda Fonoll Aymerich

¿Cómo te está afectando la situación de desempleo?

Cada persona vive la situación de desempleo de manera diferente pero seguramente podamos coincidir en algunos aspectos.

Soy de las que cree que las cosas pasan por algo.

Mi periodo en desempleo fue duro, igual que el vuestro, supongo. Pero sin esa experiencia, posiblemente hoy no estaría haciendo lo que hago desde la más sincera y profunda empatía con la que lo hago. Ni me hubiese tomado la molestia de mirar hacia dentro y descubrirme.

Sólo quiero recordarte que tu situación es TEMPORAL. Y que tú no eres tu situación. Eres lo que haces con ella. Si tienes a tu alrededor algún amig@, familiar, conocid@ en desempleo, actúa desde la empatía y piensa que no todo el mundo se comporta igual ante una misma situación. Lo que a ti te puede ayudar, a otra persona puede saturarle. Por eso es taaan importante la ESCUCHA.

SOLEDAD, INCOMPRENSIÓN, PÉRDIDA DE IDENTIDAD Y SIN DERECHOS

Os lo cuento desde mi experiencia estando en desempleo más de 1 año y la de muchas personas a las que he acompañado en su proceso de búsqueda de empleo.

1.       La responsabilidad de buscar empleo recae en la persona desempleada. El hecho de estar en desempleo, a veces puede provocar vergüenza, y la tendencia es no pedir ayuda. Ver el entorno como un apoyo y no al revés puede ayudar a paliar ese sentimiento de soledad. Además, tendemos a aislarnos.

2.       Eres tú con tu proceso de desempleo y te sientes incomprendido/a. Sientes que el entorno no te entiende porque no está viviendo esta situación. Muchas personas no saben cómo ayudar ni tratar a la persona en desempleo. Nos creemos que deben adivinar cómo nos sentimos y eso no es así. Si crees que el entorno (tu familia, tu pareja, tus amistades) pueden hacer algo más para ayudarte, pídeselo. Seguramente lo intentarán y te sentirás menos incomprendido/a.

3.       Cada vez te sientes menos profesional, te olvidas que eres más que un trabajo. Te cuesta saber quién eres y lo que quieres. Poco a poco va disminuyendo tu autoestima y eso te va haciendo cada vez más invisible. Descubrir que no eres sólo tu trabajo es un proceso precioso (y doloroso al mismo tiempo) pero que lleva tiempo. Intenta descubrir otras partes de ti que te gusten y te definan. Aunque estés en desempleo, sigues siendo esa persona que eras cuando tenías trabajo. Recuérdalo a menudo para no perderte.

4.       Sientes que no tienes derecho a pasarlo bien, a desconectar, a practicar un hobbies, a tener vacaciones, a parar… Y si lo intentas muchas veces te sientes culpable y no eres capaz de disfrutarlo del todo. También sientes que no tienes derecho a rechazar un trabajo que no quieres en absoluto. Déjame decirte que SÍ tienes ese derecho y debes imponértelo sin sentir que no lo mereces. De hecho, es recomendable. Todas las personas necesitamos “resetear” para coger fuerzas.

 

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Compatir
Share on linkedin
Compartir